sábado, 18 de junio de 2011

The time of my life


La estrella de Patrick Swayze en Hollywood Walk of Fame


En diciembre de 2010 las gafas cumplieron su misión y se fueron a Hollywood, a vivir el segundo capítulo de una película que empezó en verano de ese mismo año(mientras veíamos una película, curiosamente). Así que mientras hacía la maleta, y me preguntaba qué pasaría, puse entre la ropa y los regalos de navidad mis inseparables gafotas gigantes. Como la amistad con el grupo, mi relación con las gafas ha sido breve pero intensa, y ahora no me imagino la vida sin ellas.

Cada vez que me ponía mis gafotas, allí, a diez mil kilómetros de distancia de todo lo que conocía, pensaba en mis compañeras de gafas y sabía que estaban compartiendo esa película conmigo (y que estábamos "en dos sitios a la vez").

Al fin y al cabo, ver el mundo a través de gafotas azules no es más que verlo a través de los ojos de todas a la vez. Así que, que sigan los viajes, las fotos y esta genial amistad.

1 comentario:

  1. YOU KNOW...i never felt this way before!!
    and I was tgere 2 BTW!

    ResponderEliminar